Phone: (954) 389-5003
Fax: (954) 389-1228

Santa Katharine Drexel

Santa Katharine Drexel nació en Filadelfia, Pensilvania el 26 de noviembre de 1858 y murió en Cornwells Heights, Pensilvania el 3 de marzo de 1955. Es la fundadora de las Hermanas del Santísimo Sacramento para indios y personas de color (ahora Hermanas del Santísimo Sacramento), dedicadas al bienestar de los indios americanos y los afroamericanos. Fue canonizada el 1 de octubre de 2000 y es la santa patrona de la justicia racial y los filántropos.

Katharine Mary Drexel era hija del banquero y filántropo estadounidense Francis Anthony Drexel y Hannah Langstroth Drexel, quien murió cinco semanas después del nacimiento de Katharine. En 1860, Francis Drexel se casó con Emma Bouvier y en 1863 nació una hija, Louise. Katharine y sus dos hermanas se criaron en un hogar de profunda fe y amor. La familia participaba activamente en obras de caridad y distribuía alimentos, ropa y dinero desde su casa dos veces por semana. Cuando Katharine tenía veintiún años, a su madrastra le diagnosticaron cáncer y Katharine la cuidó durante tres años de intenso sufrimiento. Durante este tiempo, el pensamiento de la vida religiosa le llegaba constante y con fuerza.

El Sr. Drexel murió en 1885. Según los términos de su testamento, Katharine y sus hermanas fueron, durante su vida, beneficiarias de los ingresos de su patrimonio. Con sus dos hermanas, visitó las reservas de indios americanos para ver sus condiciones y necesidades. Comenzó a construir escuelas en las reservas indígenas, proporcionando comida, ropa, muebles y salarios para los maestros. Encontró sacerdotes para atender las necesidades espirituales de la gente. Cuando se dio cuenta del sufrimiento de los negros del sur y del este, comenzó a ayudarles.

En 1889 obtuvo el consentimiento del obispo O’Connor para convertirse en religiosa. El 7 de noviembre de 1889 recibió el hábito religioso y el nombre de Hna. Mary Katharine. A la muerte del obispo O’Connor, el arzobispo Patrick J. Ryan de Filadelfia se convirtió en su guía espiritual.

En 1935, la Madre Katharine sufrió un ataque cardiaco grave y durante los siguientes veinte años vivió en retiro de oración. Su interés y amor por las misiones se profundizó hasta su muerte el 3 de marzo de 1955. Su cuerpo está ahora enterrado en la Catedral Basílica de Santos Pedro y Pablo en Filadelfia. Al momento de su muerte, había utilizado más de $12 millones de su herencia para sus misiones caritativas y apostólicas. Hoy, eso equivaldría a $125 millones.